miércoles, 13 de agosto de 2008

¡Mamá, no puedo dibujar! (A pesar de ser joven, nací en los 80')

Hace unos días, cuando el mouse rojo hermoso dejó de funcionar, me quedé por unos instantes sin dibujar. Entre tantos planos que están en la cola de espera de los cientos de miles que hay que hacer, comprenderán que no me fue gracioso. Incluso al usb le saqué punta como a un lápiz, con mis manos verifiqué si su interior cargaba con la tinta necesaria. Pero no hubo caso, estas tonteras duran menos que esos lápices grafito que vendían en la micro. Asi que me compré otro mouse, cooperando con la chatarra electrónica de la galaxia.

No hay comentarios: