lunes, 2 de febrero de 2009

Eso de ir más adelante, es desgastante

Tengo tan solo 21 años, y estoy a meses de titularme. De hecho es probable que en abril me titule o incluso a fines de marzo. El tema es que estoy demasiado desgastada, ya que entré a una carrera que nunca me agradó, sino más bien ha hecho que interpretara a mi propio antagonista. El tema es que mi mamá quiere que busque pega rápido, y poco menos a fin de año me independice ( yo lo tengo previsto, pero a fines del 2010). Quiere que todo vaya demasiado rápido, que ni lo piense y que vuelva a estar sentada en un maldito escritorio calculando y dibujando planos. Yo lo único que quiero es descansar un tiempo, y darme la oportunidad de buscar otro trabajo que me acomode, que me interese, me motive. Pero siento que esa oportunidad, ella no quiere que yo la tenga, es como si no creyera en mi. En fin, lo más importante es que estoy decidida, y nadie me dará dar paso a tras. Como sea trabajaré en lo que me gusta y seguiré estudiando música.

pancha_49 Estos hechos, que los encuentro absolutamente injustos, me hacen recordar lo pesado que es llevar la carga de cuando uno va más adelante que los de tu misma edad. No confunda señor lector, que no es un síndrome de superioridad ni nada de eso, pero es que siempre me ha tocado crecer antes. Cuando era chica, mis padres se separaron, y mi abuelo, con quien pasaba la mayor parte del día, falleció. Tuve que madurar, y de un día para otro, en ves de tener cinco años, tuve como diez. Nunca me interesaron los juegos de niño, y me refugie siempre en la biblioteca del colegio. Pero no es algo que yo haya decidido, se dio siempre muy natural. Luego, al ser buena alumna, cada nota y cada asignatura se me hizo una carga enorme. Mi mamá siempre se pavoneó conmigo en la familia, y yo moría de vergüenza. Mis tíos me preguntaban si acaso iba a estudiar medicina, derecho o algo por el estilo. Yo desde chica he tenido el sueño de ser dibujante, pero de cómics. Todos plop. Es una tremenda carga que siempre me molestó llevar, eso de ser media avispá’ y tener buenas notas (porque de chica, ni estudiaba). Lo peor de todo, es la tediosa comparación que siempre ha existido entre mi hermana y yo. Ella siempre le ha costado todo el doble, y a mi todo me ha salido fácil. Pero debo de reconocer, que eso de que me haya salido todo fácil es gracias al esfuerzo que he puesto en cada una de mis acciones para que las cosas salgan bien, y gracias a mis angelitos que me ayudan en cada paso que doy.

Durante mi adolescencia, esto se acentuó, cuando en vez de juntarme con solo personas de mi edad, me comencé a juntar con personas que me doblaban la edad. Es que no sé por que, pero siempre me sentí más cómoda con ellos…

Esta carga ya se hizo demasiado pesada, porque con solo 21 años, tengo que llevar una como de 25 años o más. Lo peor de todo, es que haber obtenido este logro a tan corta edad, me ha significado una suerte de castigo en vez de una bonificación en casa. En vez de decir, “uf, hiciste mucho ya, descansa”, es todo lo contrario.

Estos días descansaré y seguiré trabajando en mi portafolio. Después voy a ver que es lo que hago. Haré oídos sordos por un tiempo.

No hay comentarios: