sábado, 13 de marzo de 2010

Fetiche #3; el joyero de mi Meme

fetiche_027

Cuando entramos con mi hermana al departamento después del terremoto, ya era de día, y comenzamos a ver todo lo que se había caído. Habían muchas cosas que se rompieron, pero también habían otras que milagrosamente habían salvado. Una de ellas es el joyero de mi abuelita, a la que cariñosamente le decíamos “Meme”.

Nunca he sabido mucho de su procedencia, pero si recuerdo que desde chica alucinaba con la idea de que este joyerito pasara a ser mío. Desde que mi abuelo murió el año ‘93, las cosas de la casa de mis abuelos comenzaron a ser repartidas, regaladas y vendidas, otras fueron conservadas por nosotras, de las cuales esta cajita es solo una de la larga lista de “objetos heredados”. Hay una película que me recuerda todo este proceso; “Las horas del verano”, aunque estos objetos tal vez no tengan el mismo valor económico, patrimonial o artístico, tienen la gracia de hacernos crear y conservar ciertos vínculos con el pasado. Mi abuelita lo tenía en su dormitorio, y un día, de esos en que al parecer llegamos a despegarnos por completo de lo material, me lo regaló.

Ese día, después de todo, lo encontré un poco desolado, con su contenido en el suelo, pero intacto, completo, brillante y hermoso como siempre. Lo tomé y lo abracé. Me dije “La Meme no quiso que se rompiera”. Algo pasó ese día, que cosas tan frágiles como esta no se rompieran. Son esas cosas las que siempre me hacen confirmar que mis abuelitos nos cuidan.

2 comentarios:

P´PITO dijo...

definitivamente hay cosas sobrenaturales...

nada como el amor de un abuelo...ya sea que esten en esta vida o en la otra!!!

que bueno que a pesar de todo lo que paso alla en tu tierra hay cosas psoitivas y te causen gusto y alegria!!!

un abrazo...

la MaLquEridA dijo...

Me da mucho gusto saber que estás bien, y piensa que tu abuela te está cuidando.

El alhajero es para que entiendas que hay objetos que pueden parecer muy frágiles pero que puede pasar lo que sea y resisten ante todo.

Te dejo un abrazo fuerte Fran, seguimos en contacto.