lunes, 29 de septiembre de 2008

Los Amigos

La falta de tiempo ha sido total, y me está comenzando a colapsar... pero hoy me doy un ratito para escribir en mi querido blog, que he dejado tan abandonado.
Uno de los temas que más me han estado dando vueltas por la cabeza, es el de la amistad. Será porque al fin me convencí de que con muchos de mis amigos, que por muchos años fui muuuuuy amiga, confidente y compañera de travesuras, hoy ya ni me saludan. Se podría entender que entre los estados de máxima amistad y fria cortesía, hubiera existido algún tipo de pelea. Pero no fue así, sino que factores externos nos separaron y enfriaron la relación:
1) Polol@: puede ser que yo también lo haya hecho, pero nunca con un mejor amigo. Sobre todo, mis amigos olvidados hombres, han sido conducidos por el mal de la bruja. Se ponen absolutamente celosas de que ellos tengan a una tan buena amiga, que incluso sabe más que ellas de la vida de su pololo. Me pasó con un amigo con el que pasaba gran parte del día. Teníamos secretos e incluso andábamos para todos lados juntos. Cuando aún éramos amigos, yo pololeaba, y nunca lo dejé de lado. Bastó solo un par de meses para que una vieja chica se lo llevará al lado aburrido de la vida.
2) De lo "Snob" y otras hierbas: mi mejor amigo de la adolescencia cambió absolutamente su personalidad cuando entró a estudiar teatro. Hasta su forma de hablar y su forma de referirse a mí. Casí me muero, cuando un día me cortó por "apurado" el teléfono, luego de más de un año sin hablar con él.
3) La traición: lo más doloroso, lejos. A diferencia de los anteriores, esto es radical y no da ni pena. Cuando se aprovechan de tu talento, o inventan cosas de tí. Estos han sido demasiados, y pasaron todos como en dos años. Uno me robó canciones, otros tres inventaron cosas de mi para separarme de Nico (mi pololo hace cuatro años), etc. Otros hablan mal de mí a las espaldas y siguen siendo cortés, no puedo negarlo, yo a pesar de estar chata, también sigo siendo cortés. Jamás haría eso a un(a) amig@. No sé si se podrá tomar como traición el "amor" hacia una, cuando se está felizmente pololeando, sea como sea, mata la amistad.
4)El fin de las actividades: este es un factor absolutamente normal, y no lo veo como algo negativo, pero si da pena cuando ves a personas tan geniales como tus amigos. El problema es que esa amistad está completamente ligada a alguna actividad en específico. Lo genial de esto, es que en casi todas las ocasiones, cuando nos volvemos a encontrar es puro amor y felicidad.
A pesar de eso, amo tener amigos. Creo que estoy viviendo tiempos de super buenas amistades, sin atados ni cosas negativas.
¿Cuándo he sido mala amiga? Me ha pasado que muchas veces no pesco a algunas amistades, por tiempo lata y mil cosas. También he sido mala, cuando dañan a alguien que quiero, o me dañan a mi. Soy capaz de ser una bestia si eso pasa. Cuando no he sido capaz de hablar a la cara con aquellos amigos de los item 1 y 2 y decirles que los encuentro patéticos y que me encantaría que volviéramos a ser amigos.