miércoles, 16 de abril de 2008

Ese tema generacional que siempre anda dando vueltas; de coetanios y otras hierbas...

Como gran parte de mis amigos, enemigos, conocidos y no tanto, pertenezco a una de las generaciones más "especiales" y ambiguas que haya conocido la historia. Hace unas semanas, Nicolás me envío un correo sobre ciertas características de los nacidos entre el 80' y el 89', y me maté de la risa leyendo sobre ciertos recuerdos populares relacionados a la publicidad, televisión y comidas. Lo que más me llamó la atención, es que fuera de eso, además había una larga lista de cosas en las que posiblemente seríamos los últimos en participar y a la vez los pioneros de actividades relacionadas con la tecnología. Es así como me doy la libertad de tratar de describir algo, aunque sea insignificante, de los que nuestras cabecillas locas están pensando. Una de las cosas más intrigantes, son los resultados de haber crecido en el período más reciente de nuestra "post-dictadura", este nuevo espejismo que le decimos con cariño democracia; nos comenzó a hacer libres de ciertas ataduras ideológicas, y por cierto, nos abrió el camino de forma individual a una tolerancia mucho más amplia de la que nuestras padres y abuelos pudieron lograr comprender. No nos necesitamos ni asociar ni seguir copiando los antiguos y equívocos pasos de nuestros antecesores, no necesitamos ni tildes ni colores para hacernos respetar, y ni en nuestras peores pesadillas hemos reprimido nuestros pensamientos ni mucho menos las ideas, e incluso hemos generado nuevos canales de opinión, hemos puesto en jaque a las autoridades (más de una vez), y nos sentimos protagonistas absolutos. Nos gusta poner ese sello propio, incomparable. A su vez podemos ser aquellos seres perfectos para abstraernos de las peores cosas que podemos vivir y seguir casi como si nada. También existen los seudo (re seudos) revolucionarios y los chicos que se abstraen demasiado y parecen sacados de una serie de Sony, y todo lo nuevo que hoy vemos, satíricos, sarcásticos e inculturables de por sí. Nuestro Dios (aparte del oficial) es internet y la tecnología, y hemos creado instancias y organización como solo lo hacían tipos expertos en los peores años de alguna guerra mundial. Pero me permito decir, que lo que me preocupa es ese conformismo y falta de iniciativa. Lo pero de eso, es que cuando sucede lo contrario, muchas veces pasa a ser un autoritarismo de mal gusto y desgastado, o bien una rabia irremediable que lleva a cometer un vandalismo injustificable. Me duele decir, pero nuestros padres se criaron de forma tan represiva o bien facista, que nos lidia combatir con esas enseñanzas tan poco productivas y llenas de títulos añejos. Me gustaría pensar, que nuestra generación va a brillar por cosas grandiosas, y no nos seguirán opacando las generaciones que ya fueron, esas que se perdieron, esas que alegan siendo que tuvieron en sus manos el futuro. Que esta generación valga la pena :)

1 comentario:

Encuentro dijo...

excelente blog! el kendo es bkn jajaja y la señora durmiendo toing!! espero que estés muy bien, me gusto mucho su blog! ... ya lo agregué a mis favoritos para chequearlo periodicamente ... saludos