viernes, 25 de septiembre de 2009

El Futuro Esplendor

fiestaspatrias_05

Este par de púberes guapetones son; el de rayas verdes y azules, mi hermano menor José. El de rayas naranjas y grises, mi cuñado Tomás. Ambos tienen 13 años, ambos han tenido problemas con las notas en el colegio, ambos son fanáticos de los videojuegos, y ambos tienen un sentido del humor muy especial. Fue maravilloso, porque en estos cinco años de pololeo con Nico, nunca habíamos salido los cuatro. Este 18 de septiembre fue aquella primera vez, en la que celebramos a la patria (xD) en una conocida fiesta chilena de la comuna. Fue extraño, pero entre ellos todo fluyó demasiado rápido, y en menos de media hora ya eran íntimos, se fueron a jugar y recorrer el lugar solos, mientras con Nico creíamos que estos pequeños de más de 1.70 mts. de estatura correrían algún riesgo. No había no pasado 15 minutos cuando Nico se desesperó llamando a su hermano Tomás para saber donde estaban y que hacían. Yo me tranquilicé, “son grandes ya” (me dije).

Cuando yo tenía 13 años, pasaron muchas cosas en mi vida. Creo que por lejos fue la edad en la que más soñé, en la que me sentí inmortal aún siendo demasiado racional, en la que por fin comencé a vivir, a proyectarme, a hacerme ser humano en todo sentido. No sé si a todos les pasará lo mismo a esa edad (me he encontrado con personas de mucha más edad que les aseguro que ni a los 13 ni a los 20 años se han encontrado), pero podría jurar que tanto al Cote como al Tomi les está pasando eso… Siento que por fin están teniendo sus primeros sueños, están definiéndose como nunca antes, están en ese cielo cubierto por la inmortalidad, en esos años sin miedo y con tanta libertad, que solo ya de grandes la valoramos.

Hace años que ya tuve 13 años, y cuando me acuerdo de esos años me envuelve la melancolía de los sueños que tuve alguna vez, y que misteriosamente no creo que los cumpla. Me dan unas ganas enormes de decirles “aquí estoy, te voy a apoyar, no tendrás que pasar por las mismas decepciones que yo”. Espero estar sólida y presente para ellos. Hay veces que el sacrificio le toca a uno, ¿no?.

Al final del día, nos fuimos como cuatro grandes amigos. Fue genial, y espero que momentos como estos se vuelvan a repetir, con atmósferas coladas de confianza y cariño :D

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Algunas imágenes de las fiestas dieciocheras :Dfiestaspatrias_012 Con Nico el mismo día :)fiestaspatrias_022 Asado familiar al día siguientefiestaspatrias_055 Amandita, mi mini yo y atrás los chicos bailando xDfiestaspatrias_049La Trini mientras comemos, es una curiosa ella :Dfiestaspatrias_041 Mi hermana y mi mamá (espero que no vean la foto que se van a enojar xD)fiestaspatrias_084 El Gabito con el perrito Gasparín fiestaspatrias_091 Nico y Jorgito encumbrando volantínfiestaspatrias_076 Nachito también hizo lo suyofiestaspatrias_0106 Mi prima Fabi intenta sacarse una foto con estos inquietos. Una tímida aparición de la Marielita.fiestaspatrias_090 Siempre se hace tarde y nunca es suficiente… siempre terminamos conformándonos con una sencilla puesta de solfiestaspatrias_087 Y siempre está la familia recordándote que vale la pena vivir… Espero que todos estos peques tengan un “futuro esplendor”

8 comentarios:

Anaís Sandiego dijo...

¡Qué lindas tus fotos, Fran! Creo que eso es lo más importante del 18: tener la oportunidad de disfrutar en familia y redescubrir a gente que creíamos conocer.

¡Qué niños se ven tu hermano y tu cuñado! Cuando yo tenía 13 estaba más perdida que un polluelo de pavo, pero supongo que las nuevas generaciones son distintas.

Un abrazo y que pases un buen fin de semana.

Alma Rosa dijo...

los 13 años en mi marcaron pasar de una etapa a otra, sin lugar a dudas hay muchas cosas que descubrir.

los jóvenes deben ser guiados a esa edad, porque define los caminos.... hay que orientarlos para que puedan tomar el correcto, pero eso si nunca obligados.

padre por las fiestas mija y más el ambiente familiar, aunque el tiempo nunca sea sufiente, lo bueno es que siempre nos trae más.

lindo fin de semana, te quiero mucho

Una Pequeña Princesita dijo...

Que lindo!!
Me llenaste de nostalgia... los 13 años jajjaa estoy muy de acuerdo... que manera de ser libre e inmortal, lástima que uno se dé cuenta tarde... hermosos recuerdos, y lindos sueños que yo tampoco creo, a estas alturas concretar.

Un abrazo!

Una Pequeña Princesita dijo...

Que lindo!!
Me llenaste de nostalgia... los 13 años jajjaa estoy muy de acuerdo... que manera de ser libre e inmortal, lástima que uno se dé cuenta tarde... hermosos recuerdos, y lindos sueños que yo tampoco creo, a estas alturas concretar.

Un abrazo!

Javi dijo...

¿Qué hacía yo a los 13 años? Mmm... ¡Ah, sí! Estaba jugando fútbol jaja. Por Dios que me gustaba reunirme con los amigos a patear la pelotita. Aquellos años de infancia fueron increíbles. Al igual que tu hermano menor, siempre fui bueno para relacionarme con los pares. Hacer amigos era cosa sencilla; algunos, los mantengo hasta hoy. Es lo más hermoso. Ojalá que ellos se mantengan unidos por una amistad que perdure muuuuucho años.

Y las fiestas familiares, por las fotos, se ve que la pasaron notablemente bien. Me alegro mucho que tuvieras unos días de esparcimiento ante el ajetreado trabajo que tienes. Que lindo poder compartir momentos como los que viven ustedes con Nicolás ;-)

Te dejo un abrazo Fran. A todo esto, ¿cómo va el Podcast en cuanto a las descargas?

Saludos. ;-D

Zulejka Ellyane dijo...

Hola Fran!! ... pues me tarde en llegar pero ya estoy acá por tu espacio.. Muy linda tu fiesta patria... y mejor que fue en familia.

Sales muy bonita en las pickas.. te imaginaba diferente... =)

Recibe un saludo y espero que pases un fin de semana excelente...


pd: a los 13 .. mmm... estaba a punto de graduarme de la secundaria .. y creo que andaba decidiendo a que bachiller ingresar.. mientras seguia llendome de camping con mis n hermanos.. excelente época!!

Blogger Pechocho dijo...

yo mis 13 los cumplí en Chile, precisamente.

Fue un año que recordaré. Conocí a mi familia chilena, fui a un colegio donde era la celebridad ("el mexicano", jaja), supe lo que significaba la palabra polola (pues tuve una :P), fui a las fondas, encumbré volantines con hilo cura'o, tomé mate, fui al sur, comí empanadas... en fin.

Ahí se está ya entrando a la adolescencia, y por lo mismo, adolesces y te azotas por cualquier pendejada, jaja. Ahora da risa, pero en esos momentos, uff, sientes que nadie te merece.

Saludos, Fran, y buen inicio de semana.

Cristian Díaz Castro dijo...

De los 13 recuerdo poco, pero lo que sí recuerdo bien es que estaba lleno de sueños e ilusiones que enh su matoría he ido cumpliendo. =D

Un fuerte abrazo!