viernes, 7 de marzo de 2008

Lluvia de verano

Envidio al cielo cuando se larga a llorar y nos asombra a todos, nos transtorna, nos cae bien o mal. En lo personal, amo llegar con mi mano al cielo mojado, con la palma estirada acariciar el aire y sus gotas.
Amo recordar esos momentos llenos de lluvia. Tantos recuerdos en los que he vivido bajo la lluvia empapada, llena de rabia o de alegría. Siempre te hace tan intenso, tan extremo. Todo lo lleva a los últimos límites posibles, y también a esos casi imposibles.
Siempre esa primera lluvia de verano me hace tan feliz. Aún recuerdo corriendo por Antumapu llena de tierra y prisa con las botas hacia el paradero, tus bototos amarillos, y los gorros de lana.
Bienvenido a marzo, al frio, los zapatitos de nena, las pantys ajustadas, los vestiditos, abrigos y chapes. Bienvenida vida que nunca eres si no es con algo de frío.

No hay comentarios: