jueves, 2 de agosto de 2007

Al lado

Es genial cuando hay más personas que piensan de la misma forma que uno. Pocas veces me ha pasado, y he sido más del esfuerzo de que las diferencias no importen. Pero amo cuando pienso en voz alta y las personas que están al lado piensan lo mismo, y no lo mismo que yo, sino que soy yo la que me siento no estar, al menos, tan equivocada. Me gusta el olor a sentido común en el ambiente, esa motivación por hacer las cosas para mejor en pos de todos.
Cuando no, el silencio al tratar de arreglar las cosas o mi voz creo que han sido mi mejor solución.
Pero a mi lado también han estado árboles tan oscuros e insportables que ni en cien años podría superarlos. Hubieron muchísimos años en un lugar donde nunca me sentí a gusto estar, otro que me ha dado tanta vergüenza y horror y de los cuales me he escapado. El problema es que a veces no he podido refugiarme de la mejor forma o en el lugar donde he querido. Pero al fin, dejé atrás los árboles oscuros hace ya rato, y no estoy dispuesta a que proyectos de árboles oscuros me dejen mal otra vez.

1 comentario:

Anónimo dijo...

bueno estaba buscando donde postear, y encontre aca algo para comentar,creo ke me he sentido un tanto reflejada, pk si bien he tenido la suerte de tener buenas amistades y de rodearme de buenas vibras, no siempre ha sido asi, por eso es mejor observar desde un punto de la vida,para lugo tener la certeza de no equivocarnos y no salir heridos. hoy puedo asegurar ke no me arrepiento de donde estoy y con las personas que me acompañan.

espero haberme hecho entender.
chau muchos cariños
paula c.